Algo está cambiando en el Atlético: cuatro delanteros y corre menos que el rival