Los Boixos Nois consiguieron entrar en el estadio del Olympique de Lyon