La batalla del fútbol en Europa: Barça y City tienen como prioridad el juego de toque