El Barcelona se juega la temporada en Munich: Depay tendrá que echarse el equipo a la espalda