La asignatura pendiente de Gareth Bale esta temporada: cero goles en Champions