La afición madridista abandona el Bernabéu entre lágrimas sintiendo que su equipo ha hecho “el ridículo”