Soldado y Valdez, la dinamita del Valencia en ataque