Tiago sufre como uno más en la grada con el gol de Torres y el fallo de Kiessling