Sergio Yébenes, padre del niño al que alcanzó una bengala: “Pudo haber sido una desgracia"