La historia de Schalke y Real Madrid tiene un denominador común: Raúl González Blanco