Santpedor, el pueblo de Pep Guardiola, estalló de alegría con la genialidad de Messi