Los milagros del ‘Santo’ en Champions: de Glasgow a los paradones decisivos