La maldición alemana del Madrid continúa