El Real Madrid-Atlético de Lisboa será una final de Champions llena de novatos