Portillo sabe lo que es marcar al Borussia