El millonario PSG será un hueso duro para el Barça