A Neymar se le pasa el enfado: tan sonriente como siempre en el entrenamiento de París