Neymar y su mala racha: el Calderón siempre ha sido un estadio talismán