Manolo Lama apaga la primera llama de Munich… pero ¡acaba quemándose un dedo!