El Barça sufrió más de la cuenta para vencer al Celtic