Guardiola vuelve a Barcelona como rival: saludos y apretón de manos al bajar del bus