Gareth Bale, ante el partido para el que fue fichado por el Real Madrid