El gol de Diego Costa al Milan es una llave de kárate que tiene nombre