La Décima, ¿esa obsesión que el madridismo no consigue quitarse de la cabeza?