Dani Alves sigue al Barça desde la distancia pero pasa de la polémica Cristiano-Messi