Cristiano paga con el silencio el tratamiento de la prensa en las últimas semanas