Buen rollo y muchas risas en el último entrenamiento del Barcelona en Berlín