Bruno de Carvalho, el presidente del Sporting de Portugal, un líder a pie de campo