El campo y el entrenador, dos de las armas del Borussia