El Barça no tiene tiempo para lamentaciones: ¿qué cara mostrará ante el City?