El Atlético marca la diferencia a balón parado