El Atlético se cita con la historia: la final de la Champions pasa por Múnich