Alambradas de espinos y bengalas: Así es el infierno griego que espera al Atlético