Mallorca, más alemana que nunca