El Villarreal quiere comerse al Nápoles