Casillas y Mourinho, los cazafantasmas