La celebración del Madrid, desde dentro: del beso de Marcelo, al ladrido de Benzema