El inoportuno partido de Cataluña al que Huesca, Rayo y Valladolid han plantado cara