Ni el nuevo técnico ni los cánticos 'guasones' de los sevillistas despertaron al Betis