La Premier elige como mejor gol de diciembre el de un niño que padece cáncer terminal