Los camilleros más torpes: tiran al jugador, se caen sobre él y lo lanzan al césped