Los tres puntos calientes en los que se decidirá la salvación: Sevilla, Gijón y Madrid