Desde cacheos y revisión de bocadillos hasta requisar máscaras de Messi: los controles de seguridad funcionaron en el Clásico