El cachondeo del banquillo del Valencia cuando Negredo saltó, por fin, al campo