Los cabreos de Cristiano: con su entrenador, la afición, sus compañeros y la prensa