Las faltas, broncas y amarillas protagonizaron el derbi andaluz que se llevó el Sevilla