Brahim hace las delicias del público al más puro estilo de Zidane