La plantilla del Betis fue recibida con insultos a su llegada al Benito Villamarín