El beticismo estalla por los errores arbitrales