Un aficionado bético, a Garrido: “Han tardado en echarte, porque vaya tela mi alma”